The Psychology of Peter (in English and Spanish)

 

Public Domain Artwork

By Dr. Mario Guzman, a parishioner at Our Lady of Mercy in Aurora, who also attends Ss. Peter and Paul in Naperville

I have always found myself very interested in the person of Saint Peter, but it was until recent events when I discovered why this was. The following ideas are not an attempt to discuss the psychology of Saint Peter, the historical character, but rather the Peter that dwells inside each of us. I would like to suggest you read the following article carefully to allow yourself to be immersed in a process defined by C.G. Jung as  “amplification,” which aims to bring understanding to our consciousness through the teachings that are implied in stories with deep meaning and that resonate as archetypes in us. The story of Saint Peter, as told in the Bible, is the perfect example for said process.

First some biographical and biblical elements to understand Peter:

Saint Peter, whose original name was Simon, was the son of Jonah. He was a fisherman who had his first encounter with Jesus while fishing with his brother, Andrew. After this, they became “fishers of men,” left everything to follow their Master and became His first disciples. We know that he was married because the Bible mentioned that Jesus performed a miracle on his mother-in-law (Matthew 8: 14-17). He witnessed many other miracles done by his Teacher, such as the net full of fishes (Luke 5: 4-11), the control of the storm in the boat (Mark 4: 3-41), walking on the waters until he sank due to his lack of faith (Matthew 14: 28-31), and so on.

We also know that he had what we would say a resistant personality and that he tried to tell to Jesus what He should do. We can infer this from his actions and comments in the following passages: The Washing of the Disciples´ Feet (John 13: 2-11) or in Matthew 16:20 “Then Peter took Him aside and began to rebuke Him, ‘God forbid, Lord! No such thing shall ever happen to you.’ ” Another example of this personality is when Peter cuts Malchus’ ear with his sword (John 18:10) at his Master´s arrest.

As a result, Peter got reprimanded several times by his Teacher: “O you of little faith, why did you doubt?” (Matt hew 14:31), also; “He turned and said to Peter, ‘Get behind me, Satan! You are an obstacle to me. You are thinking not as God does, but as human beings do.’ ” (Matthew 16:23). Another example of this would be Jesus’ response to Peter’s actions in the Garden of Gethsemane; “Put your sword away! Shall I not drink the cup the Father has given me?”(John 18:11). Even after our Lord`s death and resurrection Peter was reprimanded by Paul: “And when Cephas came to Antioch, I opposed him to his face because he clearly was wrong” (Galatians 2:11)

But Peter was also the first of the disciples to recognize Jesus as the Messiah, and because of that the Master expressed His gratitude with profound words: “Blessed are you, Simon son of Jonah, for this was not revealed to you by flesh and blood, but by my Father in heaven. And I tell you that you are Cephas (Peter) (Petros), and on this rock (petra) I will build my church, and the gates of Hades will not overcome it. I will give you the keys of the kingdom of heaven; whatever you bind on earth will be bound in heaven, and whatever you loose on earth will be loosed in heaven” (Matthew 16: 13-19)

His bond with his Teacher was unlike any other; he was one of His closest disciples, and we can see that in important moments, such as the transfiguration or the agony in the garden of the Gethsemane.

Nonetheless, as we all know, he abandoned our Lord in a cowardly way, denying Him three times and leaving Him to His faith of the cross. In this way, he was not only the first of the disciples, Jesus’ defender and the Stone on which the Church would be built, but he was also “Satan” and a traitor.

Peter went on to become a missionary, a great leader and to perform many miracles in Jesus’s name. He also founded the Church in Antioch and together with Paul, the Church in Rome. After many years of being the bishop of Rome the Christian community was threatened by Nero, the Emperor, and this time, in contrast with his response at the time of the crucifixion of our Lord, Peter accepted the persecution and together with Paul died on the cross. But feeling unworthy of the same death as his Teacher and Savior, he requested to be crucified upside down.

Meditation of the events.

Now let’s take a time to meditate in the nature of the events that I just mentioned. What do we see? A man of great integrity? A man of high standards? A man without error? A man of congruence? A man without fear? None of above is true for Peter, at least not in an absolute way. Peter showed not only fear, but also avoidance, incongruence and denial.

What we see in the events that I shared with you is not a man of perfection, but just a man. A simple human being, full of flaws, shadows and fears. A man abandoned by virtue more than once. A man who betrayed his own Teacher, his own principles. A man that at times was more afraid of humans than of God.

Now let’s think about ourselves for a moment and try to remember the times that we have also been in a place of cowardice, or of avoidance or even of denial. How many times have we denied Christ in front of others? How many times have we tried to stop the work of Jesus in our daily life or in the world? How many times have we tried to run from the difficulties and the threats of the world, even when that implies to be incongruent with our principles? How many times have we sunk in the waters of the world because of our lack of faith?

I had mentioned earlier in this article that recent events made me think on the psychology of Peter. And I realized that just as he, I have been a coward more than once, and that, as him, I have betrayed my own principles and have stopped the work of Jesus in my life.  I have been “Satan” and “little of faith.”  As Peter, I have had my moments of denial, cowardice, incongruence and lack of integrity.

Having said all this, it is important to keep in mind that the story of Peter is not only about weakness in his character, but it is also a story of trial and error, a story of constant opportunity to leave his old self and become a new man. It is the story of the most profound teaching and symbol of Christianity: the death and resurrection.

The first time that Peter died was at the Lake of Galilee in his first encounter with the Master. He left everything behind and became His disciple; his previous life was now meaningless for him. He died once more, when Jesus called him “Satan,” stating that his mind set was incompatible with His teachings and that if he continued in that direction he could not be His disciple anymore. He also died after hearing the rooster crow and recalled his Master’s prediction of his denial, to which he cried bitterly. Peter died once again on the day of the first appearance of Jesus after His resurrection, but was born again with a bigger commitment and dedication to the mission of Christianity.

We could say that we are all Peter, that we have the same flaws. But the main question here is, are we deciding to redeem ourselves and come out of our limited being and sharing the same fate of our Lord? Are we humble enough to accept that Peter was a man of limitation, but that precisely because of his limitation he became His vicar? Is the curia within the Church able to recognize, in middle of this horrible sexual abuse crisis, that they have also abandoned Jesus at the cross, that they are also fleeing to avoid being killed by Nero? That they are also “Satan”? That they are also “little of faith”? Because if they are not, if we are not, then how will we kill our old self to make room for the new self to rise? How are we going to live the death and the resurrection that we are all called to live?

I hope that these insights can help you accept that we are not called to be perfect, nor even faithful or without doubts, but that we are called to be transformed and to let our human perspective die, while the perspective of Jesus grows within us.

+ + + + + + + + ++ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +  + + +

LA PSICOLOGÍA DE PEDRO

Por: Dr. Mario Guzmán

Siempre he estado interesado en la persona de San Pedro, pero fue hasta ciertos acontecimientos recientes que experimenté cuando descubrí porqué esto era así y por lo que decidí escribir este ensayo. Las siguientes ideas no son un intento de discutir la psicología de San Pedro, el personaje histórico, sino el Pedro que mora dentro de cada uno de nosotros. Por ello, me gustaría sugerirles que lean detenidamente el siguiente artículo para permitirse sumergirse en un proceso definido por C.G. Jung como “amplificación” que tiene como objetivo llevar una mayor comprensión del Ser a nuestra conciencia a través de las enseñanzas que están implícitas en historias con un significado profundo y que resuenan como arquetipos en nosotros. La historia de San Pedro contada en la Biblia es el ejemplo perfecto para dicho proceso.

Primero algunos elementos biográficos y bíblicos para entender a Pedro:

San Pedro, cuyo nombre original era Simón, era el hijo de Jonás. Fue un pescador que tuvo su primer encuentro con Jesús mientras pescaba con su hermano Andrés. Después de esto, ambos se convirtieron en “pescadores de hombres”, dejaron todo para seguir a su Maestro y se convirtieron en sus primeros discípulos. Sabemos que estaba casado porque la Biblia mencionó que Jesús realizó un milagro a su suegra (Mateo 8:14-17). Presenció muchos otros milagros hechos por su maestro, como la red llena de peces (Lucas 5:4-11), el apaciguamiento de la tormenta en el bote (Marcos 4:3-41), o cuando le hizo caminar sobre las aguas hasta que se hundió debido a su falta de fe (Mateo 14:28-31), y así sucesivamente.

También sabemos que tenía lo que podríamos denominar personalidad resistente y que trató de decirle a Jesús lo que debía hacer. Podemos inferir esto de sus acciones y comentarios en los siguientes pasajes; El lavado de los pies de los discípulos (Jn 13:2-11) o en Mateo 16:20 “Entonces Pedro lo llevó a un lado y comenzó a reprenderlo: ‘¡Dios no lo quiera, Señor! Nunca te sucederá algo así .’ ” Otro ejemplo de esta personalidad es cuando Pedro corta la oreja de Malco con su espada (Jn 18:10) ante la aprehensión de su Maestro.

Como resultado de dicha característica de personalidad, Pedro fue reprendido varias veces por su Maestro: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” (Mateo 14:31), también; “Se volvió y le dijo a Pedro: ‘¡Apártate de mí, Satanás! Eres un obstáculo para mí. No estás pensando como Dios lo hace, sino como lo hacen los seres humanos’ ” (Mateo 16:23). Otro ejemplo de esto sería la respuesta de Jesús a las acciones de Pedro en el Jardín del Getsemaní; “¡Guarda tu espada! ¿No beberé la copa que el Padre me ha dado?” (Jn 18, 11). Incluso después de la muerte y resurrección de nuestro Señor, Pedro fue reprendido por Pablo “Y cuando Cefas vino a Antioquía, me opuse a él porque estaba claramente equivocado” (Gálatas 2:11)

Pero Pedro también fue el primero de los discípulos en reconocer a Jesús como el Mesías, y por eso el Maestro expresó su gratitud con palabras profundas: “Bendito seas, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te fue revelado por carne y hueso, pero por mi Padre en el cielo. Y te digo que eres Cephas (Pedro) (Petros), y sobre esta roca (petra) construiré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra será desatado en el cielo” (Mateo 16: 13-19)

Su vínculo con su Maestro fue diferente a cualquier otro, fue uno de Sus discípulos más cercanos, y podemos verlo en momentos importantes, como la transfiguración o la agonía en el jardín de Getsemaní.

Sin embargo, como todos sabemos, abandonó a nuestro Señor de manera cobarde, negándolo tres veces y dejándolo a su suerte en la cruz. De esta manera, no solo fue el primero de los discípulos, el defensor de Jesús y la piedra sobre la que se construiría la Iglesia; pero él también fue “Satanás” y un traidor.

A pesar de que Pedro negó y abandonó a Jesús, una vez que su Maestro resucitó, “se apareció a Cefas y luego a los Doce” (1 Cor 15) con lo cual inferimos que se destaca nuevamente como el primero de Sus discípulos.

Pedro se convirtió en un misionero, en un gran líder y realizó muchos milagros en el nombre de Jesús. También fundó la Iglesia en Antioquía y junto con Pablo, la Iglesia en Roma. Después de varios años de ser el obispo de Roma, sufrió junto con toda la comunidad cristiana las amenazas del Emperador Nerón pero esta vez, en contraste con su respuesta en el momento de la crucifixión de Nuestro Señor, Pedro aceptó la persecución y junto con Pablo, murió en la cruz. Sin embargo, sintiéndose indigno de la misma muerte que su Maestro y Salvador, pidió ser crucificado al revés.

Meditación de los acontecimientos.

Ahora tomemos un tiempo para meditar sobre la naturaleza de los eventos que acabo de mencionar. ¿Qué vemos? ¿Un hombre de gran integridad? ¿Un hombre de altos estándares? ¿Un hombre sin error? ¿Un hombre de congruencia? ¿Un hombre sin miedo?. Nada de lo anterior es cierto para Pedro, al menos no de manera absoluta. Pedro mostró no solo miedo, sino también evitación, incongruencia y negación.

Lo que vemos en los eventos que compartí no es un hombre de perfección, sino solo un hombre. Un simple ser humano, lleno de fallas, sombras y miedos. Un hombre alejado de la virtud  en más de una ocasión. Un hombre que traicionó a su propio Maestro, sus propios principios. Un hombre que a veces le tenía más miedo a los humanos que a Dios.

Ahora pensemos en nosotros mismos por un momento y tratemos de recordar los momentos en que también hemos estado en un lugar de cobardía, de evitación o incluso de negación. ¿Cuántas veces hemos negado a Cristo frente a una multitud? ¿Cuántas veces hemos tratado de detener la obra de Jesús en nuestra vida diaria o en el mundo? ¿Cuántas veces hemos tratado de escapar de las dificultades y amenazas del mundo, incluso cuando eso implica ser incongruentes con nuestros principios? ¿Cuántas veces nos hemos hundido en las aguas del mundo debido a nuestra falta de fe?

Anteriormente, en este artículo, mencioné que ciertos eventos recientes me hicieron pensar en la psicología de Pedro. Y me di cuenta de que, como él, he sido un cobarde más de una vez, y que, como él, he traicionado mis propios principios y he detenido la obra de Jesús en mi vida. He sido “Satanás” y “hombre de poca fe.” Como Pedro, he tenido mis momentos de negación, cobardía, incongruencia y falta de integridad.

Habiendo dicho todo esto, es importante tener en cuenta que la historia de Pedro no solo trata sobre la debilidad de su personaje, sino que también es una historia de prueba y error, una historia de oportunidad constante para dejar su antiguo yo y convertirse en un hombre nuevo. Es la historia de la enseñanza más profunda y el símbolo del cristianismo: la muerte y la resurrección.

La primera vez que murió Pedro fue en el lago de Galilea en su primer encuentro con el Maestro. Dejó todo atrás y se convirtió en su discípulo; su vida anterior ya no tenía sentido para él. Él murió una vez más, cuando Jesús lo llamó “Satanás,” afirmando que su mentalidad era incompatible con sus enseñanzas y que si continuaba en esa dirección ya no podría ser su discípulo. También experimentó la muerte después de escuchar el canto del gallo y recordó la predicción de su Maestro de su negación, a la que lloró amargamente. Pedro murió una vez más el día de la primera aparición de Jesús después de su resurrección, pero nació de nuevo con un compromiso y una dedicación mayor hacia su misión con el  cristianismo.

Podríamos decir que todos somos Pedro, que tenemos los mismos defectos y limitaciones. Pero la pregunta principal aquí es: ¿Decidimos redimirnos y salir de nuestro ser limitado y compartir el mismo destino que Nuestro Señor? ¿Somos lo suficientemente humildes para aceptar que Pedro era un hombre limitado, pero que precisamente por su limitación se convirtió en su vicario? ¿Puede la curia dentro de la Iglesia reconocer, en medio de esta horrible crisis, que también han abandonado a Jesús en la cruz, que también están huyendo para evitar ser asesinados por Nerón? ¿Que ellos también son “Satanás”? ¿Que son también  “hombres de poca fe”? Porque si no son capaces de hacerlo, si no lo somos, entonces, ¿Cómo vamos a matar a nuestro viejo yo para dejar espacio para que el nuevo yo se levante? ¿Cómo vamos a vivir la muerte y la resurrección que todos estamos llamados a vivir?

Espero que estas ideas puedan ayudarles a aceptar que no estamos llamados a ser perfectos, ni siquiera fieles inquebrantables o sin dudas, sino que estamos llamados a ser transformados y dejar que nuestra perspectiva humana muera, mientras que la perspectiva de Jesús crece dentro de nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply